Exfoliante

Exfoliante

El uso de un buen exfoliante supone la diferencia entre unos resultados espectaculares del resto de productos de cuidado facial y/o corporal o que parezca que no los has usado. ¿Quieres limpiar a fondo tu piel, renovarla y lucir radiante? Echa un vistazo a los exfoliantes de Germaine de Capuccini porque no te dejarán indiferente.

Exfoliante facial

El exfoliante facial es un producto más o menos granulado que se aplica masajeando con insistencia en el rostro para que, gracias a su consistencia, retiremos, en principio, células muertas.

Sin embargo, se aprovecha la limpieza de rostro para retirar también otros residuos como grasa, suciedad en general y demás. Es por eso que hay tanto exfoliantes en el mercado y cada uno promete una cosa diferente.

En cualquier caso, lo importante es que su composición incluya dos elementos: un granulado que será el que rasque la piel y se introduzca tan al fondo como sea posible para arrastrar la suciedad, y uno cremoso o semilíquido que sirva de canal al grano, con el que podamos aplicarlo y extenderlo fácilmente.

Por supuesto, con la intención de mejorar las cualidades de los exfoliantes, se aprovecha y se buscan ingredientes que aporten todo tipo de beneficios a la piel, de manera que, al tiempo que renovamos nuestras células muertas, hidratemos, nutramos, iluminemos o incluso curemos la dermis, todo depende, como decimos, de la formulación de tu exfoliante facial.

Se aplica sobre el rostro limpio, generalmente húmedo, esparciéndolo por él a excepción de la zona del contorno de ojos. Tendrás que hacerte un masaje contundente para que los granos hagan su labor de arrastre de impurezas. Después se enjuaga y se aplica algún producto calmante e hidratante (crema, sérum…).

Aun así, si quieres conocer más a fondo en qué consiste esta limpieza profunda y cómo hacerla según tu tipo de piel y el tipo de exfoliación, te aconsejamos la lectura de nuestro post sobre cómo exfoliar la piel.

Exfoliante Germaine de Capuccini

Los exfoliantes Germaine de Capuccini disponibles pertenecen a diferentes líneas y, por tanto, está formulados, todos ellos, para, además de limpiar en profundidad, conseguir otros efectos. 

Además, los encontramos con diferentes consistencias y formulaciones, de manera que puedas hacer esa limpieza de la forma más cómoda. Por ejemplo, además de los exfoliantes en crema, que son los más habituales que podemos encontrar, Germaine de Capuccini te ofrece otros como su leche clarificante exfoliante Timexpert White o la espuma exfoliante 365 Soft Scrub Excel Therapy O2. También tiene, por cierto, un exfoliante facial para hombre.

Otros exfoliantes faciales, esta vez en crema, que Germaine de Capuccini tiene para ti y que puedes comprar en MiPelazo.com, como distribuidores oficiales, son el exfoliante Exfoliating Scrub Universo Options, un producto de su línea de imprescindibles que es capaz de dar uniformidad al tono de tu rostro y de difuminar imperfecciones, o el exfoliante Refiner Essence piel normal y mixta Purexpert, que hidrata en profundidad y da una luminosidad instantánea.

Exfoliante corporal

El exfoliante corporal es un producto muy similar al de rostro, pues su objetivo principal es exactamente el mismo, hacer una limpieza profunda de la dermis para renovar las células. 

Sin embargo, se diferencian en su composición pues, como es lógico, la piel del rostro es más sensible y, por tanto, requiere de la aplicación de ingredientes más livianos. Los exfoliantes corporales acostumbran a incluir elementos más pesados o agresivos pero que, al mismo tiempo, también funcionan mejor, algo que, por otro lado, es necesario, pues los poros de las demás partes del cuerpo son más gruesos y requieren de una mayor fuerza de fricción para profundizar en ellos y quedar limpios por completo.

Por este motivo, nunca utilices un exfoliante corporal en tu cara, no están formulados para ello y seguramente dañen tu piel más de lo que te puedan beneficiar. Escoge un exfoliante facial, que hay muchos, y resérvalo para cuando quieras darle una buena pasada a tu rostro.